JOSÉ MARÍA CRUZ ROMÁN, INSIGNE PERSONA Y PROFESIONAL

Ha sido un placer conocerle muchos años, varias décadas, oírle en conferencias y leer sus escritos, que tras su jubilación preparaba en su casa para, periódicamente, enviarlos al diario Las Provincias y a otras publicaciones.

En mis visitas a su casa, para llevarle algo relacionado con las actividades de AVPYETUR, siempre me señalaba un par de ordenados montoncitos de carpetas en una esquina de la mesa de su despacho, diciéndome que eran temas para los siguientes comentarios, excepto si consideraba alguna urgencia de preparación. Y he leído que hasta hace dos meses.

Visita que tenía el añadido de contemplar la amplia y bella panorámica desde su casa en la avenida Menéndez y Pelayo de Valencia: del mar al interior, con la amplia franja verde del Jardín del Turia y el centro histórico en vanguardia.

Ya nonagenario, me contaba que habitualmente, excepto con mal tiempo, con su esposa Concha salían a pasear por barrios diferentes, viajando hasta ellos con la correspondiente línea de autobús. Concluían con un refresco y a casa. Combinaban ejercicio eliminando monotonía de ruta.

José María ha realizado el largo viaje del que nadie queda exento. Hasta siempre.

Esteban Gonzalo Rogel