JOSÉ MARÍA CRUZ ROMÁN, AMIGO

Te acabo de llamar amigo, cuando en realidad eres mucho más que eso; ni con palabras se puede expresar el cariño que nos unía, pues tú fuiste quien me apoyó en mis primeros trabajos periodísticos, y luego literarios. Recuerdo cuando iba por tu despacho una vez a la semana para entregarte el texto de la última “ruta valenciana” que tú acogías con sumo interés, denotando que deseabas ver aquella crónica que hablaría de un rincón poco conocido de la geografía valenciana.

Ni qué decir tiene que aquello era como un maná caído del cielo sobre mi novel experiencia. Pero aún había un gran desafío para mí: José María me brindó la ocasión de debutar en la radio, la “COPE” de la cual él era director en Valencia. Me encargó la redacción de un artículo escrito en valenciano y ¡lo más extraordinario de todo!: tenía que leerlo yo mismo. Afortunadamente, ese aparato llamado magnetofón me sacó del apuro producto de mi inexperiencia radiofónica, pues yo grababa en él mi artículo todas las semanas con la calma y tranquilidad del estudio de la emisora. Como se comprende fácilmente José María me había abierto las puertas de un nuevo mundo.

No tengo más que palabras de agradecimiento por su profesionalidad que tanto significó para mí y para otros que siguieron sus pasos como escritores periodísticos. Estoy seguro de que José María siempre estaré a mi lado.

JOSÉ SOLER CARNICER (escritor y periodista)