RUTA SOROLLA POR LUGARES LIGADOS A LA VIDA Y OBRAS DEL GRAN PINTOR VALENCIANO

El pasado 30 de Enero el secretario autonómico de Cultura, Rafael Ripoll, presentó en el Centre del Carme de Valencia la Ruta Sorolla, un recorrido virtual por veintinueve puntos de interés cultural de la ciudad de Valencia que están relacionados con la vida y obra del pintor Joaquín Sorolla Bastida (Valencia 1863 – Cercedilla (Madrid) 1923). La ruta comienza en las inmediaciones de la Lonja, en el barrio donde nació el artista, y finaliza en el Cementerio General de Valencia, en el panteón de la familia que diseño Francisco Pons-Sorolla, arquitecto y nieto del pintor.

Según Felipe Garín, director del Consorcio de Museos, la Ruta tiene el aliciente de poder recorrerla virtualmente (web institucionsorolla.gva.es), y andando tras descargarla sobre papel o pasarla a un soporte electrónico, como él ha hecho para comprobarla y poder experimentar la agradable sensación de descubrir o reencontrar lugares, rincones y monumentos de la ciudad que fueron escenarios de la obra de Sorolla. Las Escuelas de Artesanos y de Bellas Artes, la Lonja con los escalones donde situó “El grito del Palleter”, las iglesias de San Martín, Santos Juanes y Santa Catalina, el Antiguo Asilo de San Juan de Dios, la plaza Redonda, el Palacio de la Exposición, la Casa dels Bous y el monumento que le dedicó Valencia en 1933, destruido por el mar en 1957 y levantado con nueva versión en 1963 en la plaza Armada Española, son hitos destacados del itinerario. También lo conforman el Museo San Pío V con medio centenar de obras del insigne pintor impresionista, la colección pictórica del Museo Lladró con siete óleos entre ellos el titulado “Yo soy el pan de la  vida” y la Casa Museo de la Familia Benlliure, la estirpe de pintores y escultores valencianos estrechamente vinculados a Joaquín Sorolla, principalmente Mariano Benlliure Gil, entonces el escultor más solicitado de España.

El recorrido llega hasta la playa de la Malvarrosa, un lugar muy frecuentado por Joaquín Sorolla, que realizó allí algunas de sus obras más importantes e impactantes, entre las que destaca “Y aún dicen que el pescado es caro” aludiendo al peligro constante de los pescadores. Con este óleo, que fue el inicio de su celebridad, consiguió su primera medalla en la exposición nacional de 1895 en Madrid. Su vivienda estaba cerca del chalet de su amigo Vicente Blasco Ibáñez, novelista a quien también le inspiraba para sus obras, en su caso literarias, la cercanía del mar Mediterráneo.

La Ruta Sorolla fue una propuesta que el Secretario Autonómico de Cultura realizó antes del pasado verano a la Institución Sorolla, para que a semejanza de los itinerarios que existen en otros lugares atraer visitantes a Valencia ayudados por el interés que despierta el pintor. Isabel Justo de la comisión científica de la citada institución fue quien explicó la Ruta con apoyo audiovisual a los representantes de los medios de comunicación valencianos.

Mariano Benlliure Gil, Vicente Blasco Ibáñez y Joaquín Sorolla Bastida, escultor, escritor y pintor, respectivamente, fueron un trío de grandes valencianos. Bien podríamos decir, Los Tres Magníficos, aludiendo parcialmente (ya que eran siete los protagonistas) al título de una famosa película del Far West (Lejano Oeste norteamericano) realizada en 1960.

Esteban Gonzalo