L’ESCALDARIUM EN CALDES DE MONTBUI

L’Escaldàrium, es una peculiar fiesta del fuego y del agua que celebran en Caldes de Montbui, municipio a 30 kilómetros de Barcelona y al pie de la sierra del Farell, el segundo sábado de julio a partir de las 12 de la noche. Realizan una espectacular puesta en escena de la leyenda del agua termal donde el Ball de Diables explica como el fuego del infierno calentó el agua que descansa en las profundidades del suelo calderí. Recuerdo y homenaje al agua termal que mana a 74º y cuyas propiedades curativas ya aprovecharon los romanos, tuvo gran apogeo su utilización durante el siglo XIX y el primer tercio del siglo siguiente, y nuevamente pujante el aprovechamiento balneario desde los últimos decenos del siglo veinte y lo que llevamos del veintiuno que les ha permitido modernizar instalaciones termales y hoteleras. Recomendable visitar al Balneario Broquetas, uno de los tres actuales, para ver bellos paneles de azulejos de estilo modernista por doquier, salones con muchos muebles de época, óleos, paisajes realizados con punto de cruz que parecen pinturas, cerámicas y una colección de más de 6.000 mussols (buhos), realizados con diversos materiales, que depositó hace seis años la antigua dueña del establecimiento termal. En el gran salón sólo faltan señoras y caballeros con atuendos acordes para completar la recreación.

Este balneario está en el centro de la villa con fachada a la plaza de La Font del Lleó, que también está contorneada por unas termas romanas, el ayuntamiento, el interesante museo Thermalia, la fuente que le da nombre con el agua manando a 72º (excelente para tratamientos dermatológicos) y una de las llamativas pastelerías de la localidad con atractiva oferta de carquinyolis y otras delicias.

La portada barroca (1701) de la iglesia de Santa María es una de las mejores en este estilo en Catalunya, hay numerosas casonas, el centro histórico está pavimentado con adoquines o losas de piedra, los lavaderos públicos tienen visitantes asiduas por la calidad que el agua termal impregna en las prendas, un monumento homenajea a los ancianos en el Parc de l’Estació y durante la festividad del Corpus los vecinos realizan dibujos y reproducen escenas sobre el pavimento de las calles utilizando flores y diversos materiales.

Un pueblo limpio, con numerosos servicios, muy apto para relajarse -el parque urbano Can Ríus es un lugar ideal- pero también para la práctica deportiva, con el senderismo como importante, que está facilitado por un magnifico folleto editado por el ayuntamiento donde además de la longitud, señalización, desnivel y puntos de interés, informa de la dificultad del trazado a recorrer.

Fácil llegada con vehículo propio por autopistas y autovías y también con servicios públicos de transporte.

tur.caldesm@caldesdemontbui.cat

Esteban Gonzalo